layout

Un buen ‘layout’ favorece la permanencia y aumenta las ventas

Disponer de un buen layout y distribución de la superficie de venta es muy importante ya que esta asume el protagonismo y la responsabilidad de gestionar el movimiento y el tránsito interno en el punto de venta. 

Hay muchas formas diferentes de disposición en un establecimiento: en forma de espiga, en parrilla, en libre disposición, en simetría, disposición abierta o cerrada, etc. Pero todas persiguen el mismo objetivo: lograr que el cliente recorra toda la tienda, que esté dentro el mayor tiempo posible y por supuesto, que su estancia sea agradable y cómoda.

Son tres elementos claves que todo comercio ha de conseguir: recorrido-permanencia-comodidad. Si los logramos la venta está asegurada. Luego sólo tenemos que ofrecerle el producto que busca o que necesita.

Cuando colocamos nuestros productos tenemos que tener en cuenta el tipo de establecimiento en el que nos encontramos (columnas, formas, iluminación, etc.) y el tipo de cliente al que nos dirigimos. Tenemos que pensar: ¿elegimos nosotros los productos o son ellos los que nos elijen a nosotros?

Otro factor importante que debemos tener en cuenta es el denominado zona caliente (las zonas calientes son los emplazamientos donde la venta de cualquier producto expuesto es mayor, por metro lineal, que la media del establecimiento, y en los que confluye el mayor número de clientes) y zonas frías (aquellos lugares del punto de venta cuyo rendimiento a nivel de ventas está por debajo de la media general).

Este tipo de zonas calientes y frías tienen muchas finalidades dentro de la tienda: atraer a clientes, deslumbrar con acciones o promociones, realizar acciones en movimiento con demostraciones in situ, etc.

¿Por qué mi tienda tiene muchas zonas frías? 

  • Orientación equivocada del flujo de público.
  • Zonas muy cercanas a entrada y a la izquierda de la tienda.
  • Implantaciones de productos inadecuados o mal dispuestos.
  • Zonas con poca luz, sucias, desordenadas, con ruidos de máquinas de corte, etc.
  • Rincones sin salida.
  • Etcétera.

¿Cómo puedo lograr más zonas calientes? 

  • Puntos calientes naturales: por la propia arquitectura del local, por el mobiliario existente, por paradas obligadas, vistas, iluminación natural, etc.
  • Puntos calientes artificiales: combinaciones de luz, proyecciones multimedia, promociones, demostraciones, entrega de muestras, etc.