En los próximos cinco años el sector retail vivirá una época de intensos cambios que afectarán mucho a la forma en la que las tiendas venden sus productos a los clientes. No te pierdas esta infografía en la que te mostramos todos estos cambios.

Transformación del sector Retail en los próximos 5 años

En los próximos cinco años el sector retail vivirá una época de intensos cambios que afectarán mucho a la forma en la que las tiendas venden sus productos a los clientes. No te pierdas esta infografía en la que te mostramos todos estos cambios.

Comercio online: Está claro que las ventas por Internet están creciendo y así seguirán en los próximos años. El consumo online se incrementará en gran medida, disminuirán los puntos de ventas y las tiendas físicas se utilizarán en muchos casos como showrooms en donde unos productos se muestran a los clientes offline (pueden tocar, oler, probar) para que luego los compren online.

Estrategia omnicanal: Se producirá un gran auge en el desarrollo de estrategias comerciales a través de múltiples canales. Asimismo, la omnicanalaidad influirá en la forma en la que los retailers se comunican y se relacionan con sus clientes, y de hecho, entre ellos se producirá una mayor bidireccionalidad, una comunicación más fluida, de tú a tú, en la que los dos tendrán mucho que contar, pero también, que escuchar.

Experiencia cliente: Las marcas tendrán que luchar por diferenciarse y por ofrecer al cliente una experiencia distinta, única, original e innovadora. Para ello nada mejor que introducir las nuevas tecnologías en las tiendas, ya que éstas nos ayudarán a conocer mejor a los clientes: por dónde se mueven, qué tocan, qué les llama la atención, tiempos medios de permanencia, grado de fidelidad, ticket medio, horas punta, etc. Todo ello con el objetivo se conseguir una atención cada vez más personalizada. Y es que, ahora y más en el futuro, el cliente será el foco de toda estrategia de marketing que se precie.

Un nuevo retailer: El trabajador de la tienda física estará mucho más formado y más preparado para hacer frente a todas estas novedades. Esto ha de ser así, ya que se enfrentará a un cliente más informado, que sabe de precios, que conoce los productos, que compara antes de comprar, etc. Y, a la vez, un cliente, que busca un servicio único, diferente, una experiencia divertida y genial a la hora de ir de compras. Sorprenderle con un olor atrayente, con una decoración atrevida, con buenas promociones, etc. Esta será la tarea de ese nuevo retailer.

Infografía: transformaciones del retail