Las ventajas de medir offline

¿Qué debemos medir en nuestra tienda?

Cuando hablamos de medir en tiendas físicas solemos hablar siempre de 5 KPI’s o indicadores clave de desempeño:

  • Los valores totales de venta por hora
  • Los valores promedio de ventas por cliente (o importe del ticket medio)
  • Los productos por ticket/venta
  • Las ventas por vendedor
  • Las ventas por metro cuadrado.

Estos datos, como expertos en retail estamos de acuerdo en que son absolutamente útiles y necesarios pero ¡ojo! Sólo nos muestran una parte de la realidad de nuestra tienda: la de las ventas.

Pero… no nos podemos quedar ahí, tenemos que ir más lejos. Pensemos: si sólo medimos las ventas que se hacen ¿qué pasa con el resto de datos? ¿qué pasa con las ventas que no se han realizado? ¿Sabemos cuántos clientes potenciales pasan cada día frente a la tienda y cuántos de ellos entran en el establecimiento? ¿O cuántas personas de las que entran en la tienda se van sin comprar nada? ¿Cuánto tiempo están dentro? ¿Por qué áreas se mueven? ¿Qué compran? ¿Cuántos de tus clientes repiten y cuántos son nuevos?

Si sólo realizamos análisis de las ventas de un comercio, esto nos puede llevar a alcanzar conclusiones erróneas para el negocio. No podemos centrarnos sólo en ello. Tenemos que conocer cómo se comporta el tráfico de clientes, ya que es fundamental para implantar mejoras operativas en un establecimiento. Cuando se trata de una tienda online, lo tenemos claro; pero… ¿y cuando se trata de tiendas físicas?

Más información.