Notificaciones push, el canal para captar y fidelizar clientes

Hasta hace poco tiempo el email marketing era una de las estrategias más efectivas para las marcas. Sin embargo, quizás por el exceso de uso, ha perdido mucha efectividad. Los usuarios cada vez estamos más saturados (recibidos demasiados emails publicitarios) y frustrados y hemos dejamos de abrir y de hacer clic en estos emails que incluso empezamos a marcar como spam. Ante esta situación, los expertos en marketing han tenido que buscar nuevas estrategias para impactar en el usuario de forma más eficiente.

A nadie nos gusta recibir mensajes publicitarios de productos que no nos interesan, a una hora en la que nuestra predisposición a comprar es nula o a través de un canal que no forma parte de nuestras rutinas digitales.

Las notificaciones push

En este contexto, las notificaciones push han resultado ser una efectiva estrategia y se han convertido en una vía clave para las marcas para llegar a sus usuarios a través del móvil y/o del ordenador.

La importancia de esta estrategia se debe sobre todo al creciente uso del móvil. Estaréis de acuerdo en que el smartphone es ya una parte imprescindible de nuestras rutinas y que nos acompaña a lo largo de todo su día. Por ello, resulta un canal con enorme potencial para alcanzar a los usuarios a cualquier hora del día, acompañándolos en su journey y logrando aumentar la conversión.

Pero, ¿qué debemos que tener en cuenta para poner en marcha esta estrategia?

1. Cuándo: En el momento, lugar y hora adecuado. Se trata de predecir el mejor momento para contactar con el cliente, impactándole con una propuesta de valor en el momento y lugar correcto.

2. A quién: En función del perfil del público al que se pretenda llegar y de sus preferencias e intereses las notificaciones deberán ser segmentadas, personalizadas e individuales con el objetivo de incrementar la eficacia.

3. Qué: Es tan importante la forma como el fondo y, cuando se trata de convencer a los consumidores es necesario impulsar notificaciones enriquecidas. En este sentido y en la era de lo visual, las imágenes valen más que mil palabras.

Por ello, escoger las mejores, las más impactantes y las que ofrezcan un contenido relevante para el usuario será fundamental para obtener resultados.

Apostar por soluciones personalizadas, flexibles y efectivas

Fuente