La importancia del clima laboral para las empresas

Siempre hablamos de la importancia de satisfacer al cliente externo, pero..¿qué pasa con el “cliente interno”? Neus Bachs, experta en retail y ventas, y una de nuestras colaboradoras en el blog habituales, quiere dedicar este artículo a dar su punto de vista sobre la importancia de un buen clima laboral en el trabajo y lo que ésto supone para la buena gestión y evolución de una empresa. 

Hoy en día aún existen muchas empresas que ven este aspecto como algo secundario a tener en cuenta y debería ser todo lo contrario, se debe tratar, gestionar y medir como algo prioritario si se quieren lograr objetivos estratégicos satisfactorios. Ya que, si se destinan recursos y esfuerzos a potenciar un buen clima laboral, los resultados empresariales pueden verse recompensados muy favorablemente.

Para una buena gestión de nuestro negocio, no basta con satisfacer al cliente, debemos dar mucha importancia a la atención que le prestamos y eso se consigue si previamente hemos dado una buena atención al cliente interno, es decir, el trabajador. Éstos son la cara visible de la empresa y, por lo tanto, es importante que se sientan satisfechos y que sientan suyo lo que están vendiendo, solo así conseguiremos un buen clima para trabajar, generar nuevas ideas, conseguir crecer y que el cliente se sienta vinculado con nosotros a través de los trabajadores; se establecerán relaciones personales.

Para una empresa es importante tener un trabajador motivado, ya que esto puede hacer aumentar su rentabilidad y su credibilidad. Digo credibilidad porque es importante que los empleados se sientan identificados con los valores que transmite la empresa, deben creer en aquello que trabajan día a día, solo así podrán superarse en aquello que realizan.

Encontrar los perfiles adecuados para la empresa, es una tarea a la que ya se le destina muchos recursos, pero a la hora de recompensar no se debe tener en cuenta solo el concepto de incentivo económico. Está claro que es un aspecto muy importante y que se trabaja para ganar dinero y está bien tener baremos económicos y que cada empleado los tenga presentes en sus expectativas salariales, pero no debemos centrar todas las recompensas en este aspecto. Si ofreces un buen clima laboral, es mucho menos costoso y puede ser muy rentable.  Sino se hace, aunque un buen trabajador tenga sus necesidades económicas cubiertas, si está dentro de un ambiente laboral no grato, más tarde o más temprano acabará buscando otros desafío, sobre todo los buenos empleados.

Una buena forma también de motivar y generar un buen clima, es la formación. Ofrecer a los trabajadores la oportunidad de formarse en algo, ya sean idiomas o cursos relacionados con su puesto de trabajo, hará que éste esté motivado y se sienta vinculado a la empresa. En el mismo sentido, formar a los trabajadores con los conocimientos suficientes y adecuados del funcionamiento de la empresa, de los cambios de estrategia, de los productos o servicios nuevos, de las ofertas o promociones que se realicen, hará que éstos se sientan valorados y seguros. No hay nada peor que cuando un cliente hace una pregunta, el trabajador tenga menos información que el propio cliente, esto genera enfado e inseguridad en el trabajador y desconfianza en el cliente.

Este aspecto puede ayudar a las empresas a ser más competitivas en el mercado, puede lograr un vínculo de compromiso, tan poco habitual en estos últimos años. El clima laboral viene determinado por la buena comunicación, es importante la transparencia y la información a los empleados, se debe evitar situaciones de desconfianza.

Los cargos superiores deben mostrarse flexibles, cercanos y evitar conductas jerárquicas, desde mi punto de vista sino lo hacen lo que generan son conflictos internos innecesarios y dificultan los canales de comunicación que tan importantes son para que los empleados se sientan parte del proyecto y contribuyan directamente en mejorar la productividad.

También es vital el reconocimiento a los empleados. Aquellas empresas dónde solo se dice lo que se hace mal y no se reconoce los logros y las buenas prácticas, generan tensión y desmotivación. Todo esto lleva al fracaso empresarial, por qué no hay que olvidar que el capital humano es el valor más preciado de una empresa, son los que la pueden llevar al éxito y para ello deben creer en los que la dirigen y en lo que se trabaja.

La alta rotación en una empresa también contribuye a generar un mal clima laboral, ya que obliga a los empleados a pensar en cambio y el compromiso de una empresa es evitar que esto pase para que no se marchen a la competencia. Sino tenemos en cuenta este aspecto se pueden generar más absentismos, ausencia de compromiso, pérdida de autonomía por qué no se sientan valorados para dar más de sí.

Palabras como la gestión del talento y bienestar emocional deben estar presentes ya que la felicidad de los empleados repercute directamente en la economía de la empresa.

Ejemplos favorecedores, son las recompensas tan sencillas como premiar los logros siempre con buenas palabras, respetar los horarios de los empleados y sus descansos. Tener en cuenta sus necesidades personales para que no se piensen que son uno más, ser justo y potenciar la equidad entre puestos similares, evitar los secretismos siendo transparente en la comunicación, definir los puestos de trabajo y las tareas, fomentar planes de carrera y de desarrollo, respetar las peticiones emocionales dentro de la medida posible.

Las encuestas siguen siendo la mejor herramienta para medir el clima organizacional y los feedbacks con el equipo habitual de trabajo también son muy efectivas. Así como la valoración de los cargos superiores.

Para concluir, me gustaría añadir que mi opinión es que una empresa competitiva no es aquella que mira principalmente hacia el mercado, sino la que primero está orientada hacia su capital humano. Éstas son las que pienso que saben lograrse un futuro empresarial a largo plazo. Invertir en medios que ayuden a la felicidad, es invertir en rentabilidad empresarial. Por desgracia aún hay pocas empresas que piensen así, hay que adaptarse a nuevos tiempos donde no hay tanta cabida a la jerarquía y se potencia más la iniciativa y el trabajo en equipo.

 

Autora del post: Neus Bachs Coma, experta en retail y ventas. Twitter: @Neusbaco Linkedin