conocer al cliente

La importancia de conocer a tu cliente en retail

¿Conoces a tu cliente y tu cliente te conoce a ti? Podrás disponer de un sinfín de herramientas pero el responsable de utilizarlas correcta y efectivamente siempre serás tú. Sin embargo, hay algunas directrices generales que pueden ayudar a conseguir los mejores resultados.

Una de las principales es conocer a tu cliente, cosa tan importante como que tu cliente te conozca a ti. La relación entre retailer y cliente se puede fortalecer considerablemente si se usan los métodos correctos. El retailer tendrá más posibilidades de obtener el feedback del cliente si presta atención a:

– Su estilo de vida, tal y como se ve reflejada en su perfil

– Sus hábitos de consumo

– Su cesta de compra

– Su lista de deseos (cuando un artículo no está disponible en ese momento pero queremos que nos avise cuando haya stock)

A la hora de crear fidelidad, la relación entre el cliente y el retailer es lo más importante. Esta relación se puede construir de muchas maneras, pero una de las más efectivas es a través de los clubes de fidelización. Dentro de un club puede haber un gran número de programas de fidelización con beneficios que los clientes obtienen de acuerdo con el tiempo que han sido miembros o bien sus gastos. Debería siempre existir la posibilidad para el cliente de subir al siguiente nivel en su club y disfrutar de los mayores beneficios que ello comporta.

Cuanto más sepa el retailer sobre los hábitos de sus clientes, más probable será que estos beneficios sean efectivos para fidelizar al cliente. Hay varias maneras de conceder beneficios al cliente, por ejemplo, con precios especiales para los miembros de los clubes de fidelización e incluso precios diferentes según niveles dentro del club. El envío de ofertas especiales es otra forma común de agregar valor a la pertenencia a un club de fidelidad. Pero es muy importante no convertirse en spam (publicidad no deseada) con todo tipo de ofertas, sin hacer uso de la información sobre los intereses particulares del cliente. Si conoces a tu cliente y sus gustos, tanto él como tú saldréis beneficiados.