¿El ser humano compra por emoción o por lógica?

Dice José Ruiz que el ser humano no es un ser racional, sino que es un ser emocional. Pero, ¿compra por emoción o por lógica?, ¿compramos con la cabeza o con el corazón? No te pierdas su respuesta.

Un ejemplo: desde que te levantas de la cama hasta que te vas de casa a trabajar ya has tomado muchísimas decisiones, pero lo has hecho de una forma casi automática. Esto es así porque si tuvieras que pararte y razonar todas y cada una de las decisiones aun estarías a las 10 de noche en tu casa decidiendo cómo echar la pasta de dientes al cepillo.

El órgano que toma las decisiones, el cerebro, es el órgano que más energía consume de nuestro cuerpo. Por ello, nuestro cerebro desarrolla estrategias que le ayuden a ahorrar energía y ser lo más eficiente posible. Es decir, toda nuestra vida esta regida por aprendizajes automáticos que son los que requieren menos gasto. Así, la mayor parte de nuestras decisiones son automáticas, más que lógicas. Y en la compra es igual que en el resto de decisiones: son decisiones automáticas y emocionales.