Beacons VS Physical Web. Pros y contras de cada tecnología

Las grandes marcas apuestan cada vez más por incorporar en sus negocios tecnologías basadas en la localización. Sobre todo de cara a ofrecer contenido a sus clientes (ofertas, promos, recomendaciones, noticias…) teniendo en cuenta la ubicación de éstos en la tienda física. El problema es que, hasta hace poco, para que los clientes recibiesen estos contenidos era necesario que, previamente, instalasen en sus smartphones una app determinada. Algo que hacía que muchas marcas se echasen atrás y no apostasen por la tecnología Beacon.

Sin embargo, en la actualidad existen dispositivos basados también en la localización pero que ya no necesitan una app. Gracias a éstos las marcas ahora ya disponen de un nuevo y efectivo canal para conectar los clientes en el lugar y en el momento adecuado con un esfuerzo menor. A la hora de arrancar un proyecto de Beacons debemos desarrollar previamente una estrategia adecuada. En este punto, es crucial para las empresas escoger qué tecnología usar: Beacon o Physical web para cumplir con el objetivo de llegar al cliente con éxito. Ambas basadas en bluetooth y localización, pero con algunas importantes diferencias entre ellas.

Beacons VS Physical Web

Beacons

La tecnología Beacon siempre funciona con una app y tenemos que tener en cuenta dos factores: lo que queremos medir y la experiencia que queremos ofrecer al usuario. Con esta tecnología podemos llevar a cabo despliegues en puntos concretos del punto de venta o bien despliegues en superficies totales o grandes áreas.

  • Despliegues en puntos concretos: El primer tipo es un despliegue de beacons en varios puntos dentro de una misma tienda (por ejemplo, en el escaparate, la entrada, los mostradores y los probadores). El objetivo de este tipo de estrategia es fidelizar al cliente ofreciéndole experiencias únicas en puntos concretos de dicha tienda. Por ejemplo, imaginaros que queremos enviar en la entrada del punto de venta una oferta válida sólo en ese momento para conseguir más visitas. Este tipo de estrategia no supone la superposición de zonas, por ello no es posible mapear los movimientos de los clientes dentro de la tienda.
  • Despliegues en grandes superficies: Por su parte, el segundo tipo de despliegue es la estrategia ideal para conocer las rutas que hacen las visitas dentro de la tienda o para determinar el posicionamiento indoor de los clientes. Con este tipo de estrategia lograremos cubrir grandes áreas (incluso zonas superpuestas), y por ello necesitaremos más beacons. Los despliegues de este tipo son complejos y los sensores utilizados no deben moverse una vez configurados y fijados en una posición determinada.

Physical web

La web física nos permite conectar objetos del mundo físico con una web a través del navegador en los móviles de los usuarios. Para desarrollar correctamente una estrategia de Physical web deberemos tener en cuenta que todo depende de las necesidades del cliente, es decir, que los beacons de la web física se despliegan teniendo en cuenta los objetivos del cliente. Por ejemplo, un beacon que está en la entrada de una clínica se puede configurar para que mande una URL donde el cliente pueda pedir su turno. Podríamos decir que una estrategia basada en web física debe desarrollarse cuando el cliente necesita una información concreta.

Hay que considerar también que, con la web física no importan las zonas superpuestas. Esto es así porque los navegadores hacen automáticamente ranking de las URLs detectadas teniendo en cuenta la proximidad del beacon. De esta forma, el beacon más cercano al usuario aparecerá primero en la lista. Así, podrá escoger clicar sobre la URL que desee. Asimismo, y al no importar la superposición, se podrán instalar más beacons sin problema. Y además se podrá cambiar la localización. Por ejemplo, usamos un beacon para promocionar un producto y cuando la promo termine podremos colocar ese beacon en otro producto y otra localización. Por último, cabría destacar que desplegar la tecnología es sencillo y no requiere experiencia ni conocimientos de programación.

En conclusión podemos decir que es más sencillo desplegar un proyecto de web física que de Beacons, pero todo depende de nuestra estrategia, de nuestros objetivos y del target al que nos queramos dirigir.