El modelo actual de Rebajas, en peligro de extinción, agotado y desvirtualizado

Estamos inmersos en plenas rebajas de invierno. Y con ellas, como cada año, el aluvión de descuentos, la gente entrando a los grandes almacenes y las ventas. Sin embargo, hay quien considera que este panorama está hoy en día en peligro de extinción. Vivimos nuevos tiempos con nuevos consumidores y nuevos hábitos de compra que cambian a un ritmo trepidante. La gente ya no espera a las rebajas porque ahora hay descuentos durante todo el año y las promociones ya no están acotadas a unas fechas concretas. El retail se enfrenta a esta realidad con preocupación y algunas voces claman ya por la regularización de los periodos de rebajas. Pero, ¿es esta la solución?, ¿se deben regularizar las rebajas? Hemos preguntado a los profesionales del retail y esto es lo que nos han dicho…

¿Ponerle puertas al campo?

La liberalización de las rebajas que se llevó a cabo en el año 2012 fue, para Patricia Alberca un error que, unido a la alta frecuencia de ofertas y promociones, ha supuesto un gran volumen de pérdidas para el pequeño comercio. El cambio ha sido tan grande que, según Patricia, «las rebajas han sido desvirtualizadas y tengo serias dudas de que se puedan volver a entender cómo se entendían». En opinión de Alberca, «volver hoy en día a las rebajas reguladas con periodos acotados será una tarea imposible».

Marcos ÁlvarezDe similar opinión es Marcos Álvarez. «El retail actual está desregularizado, ¿quién lo regularizará?… ¡Nadie! El problema lo siguen teniendo los que confunden ‘valor’ con ‘precio’ y los que siguen pensando que la solución es “ponerle puertas al campo”. ¿Qué será lo siguiente? ¿Impuesto especial a las ventas online?…»

Tampoco ve viable la regularización Marcos García Esteba quien pone en duda que los grandes como Amazon o Alibaba vayan a pagar las supuestas multas por no respetar periodos y horarios de apertura. «¿Pedimos a los pakistaníes y Chinos respetar horarios y que paguen las horas extra a sus empleados?».

Para Tania Pareja la regularización tampoco es la solución… «El problema es que ahora todo el año hay rebajas. Si antes suponían el 40% de la venta de un negocio, ahora solo representan el 20%. No miremos atrás, la solución no es volver al marco regulado pensando que eso traerá de vuelta el 40%, porque no solo ha cambiado la regulación desde 2012, han aparecido nuevas variables. Hay que poner el foco delante, pensar en soluciones y salir de un escenario continuo de precio… Apoyarse en los puntos fuertes y construir futuro. Si nuestro negocio se sostiene porque tenemos que estar haciendo siempre ofertas, hemos perdido el valor diferencial. Dejemos las ofertas para sacar stock y conseguir liquidez a corto plazo, pero no para posicionarnos en el mercado».

En Bolsalea también opinan que «las rebajas prolongadas están dañando pequeño comercio, ya que no se viven con la ilusión de antes porque se han normalizado a lo largo de todo el año». Sin embargo, al contrario que Tania Pareja que opta por «no mirar atrás», en Bolsalea creen que «volver a las rebajas de toda la vida devolvería mucha paz a nuestros comercios».

Sí a la regularización, con matices…

Por su parte, Coto Consulting aunque no ve como solución el que las rebajas se fijen en períodos concretos, sí considera que «deben estar reguladas y claras las condiciones en las cuales se puede llamar rebajas para proteger al consumidor y evitar publicidad engañosa».

Sin embargo, Mirka Plasencia sí cree en la regulación en dos períodos: fin de la temporada de invierno y fin de la temporada de verano. Para Mirka «tiene todo el sentido y sirve para que el cliente no tenga la percepción de que el comercio está en rebaja permanente (oferta, mid-season, últimos días, semana de oro, etc)». Además, Mirka opina que se debe tener en cuenta el cambio climático que estamos viviendo y considera que «lo mejor sería hacer un primer período en febrero|marzo y un segundo durante agosto».

Marcos MosteiroDe similar opinión es Marcos Mosteiro quien optaría, como Mirka, por un modelo de «Rebajas cortas en dos temporadas en las que se pudiera saldar todo lo no vendido». Para Mosteiro la clave está en ofrecer al cliente «rebajas en dos temporadas, en periodos más cortos y con descuentos más atractivos». Según Marcos, «el pequeño, mediano y gran comercio sufre con el modelo actual ya que apenas recupera costos o ganancias en las rebajas. ¡Hay que volver al modelo tradicional!».

Marivi Orta también opina que «el pequeño comercio no puede subsistir con descuentos y rebajas permanentes, ya que éstos merman sus márgenes y los acaban destruyendo, necesitamos que el cliente entienda que le podemos ofrecer mucho más: ¡una gran experiencia de compra!» Para Mariví, la regulación puede ayudar, sin duda.

Para David Terrón Pla «no delimitar en el tiempo las rebajas (como cualquier otra campaña comercial) le quita fuerza y credibilidad a un periodo comercial tan importante para el sector». Nos recuerda David que «las rebajas fueron creadas para permitir a los comerciantes liberarse rápidamente de sus stocks y a los consumidores beneficiarse de una reducción en el precio y lo cierto es que, aún hoy en día, siguen siendo un momento propicio para deshacerse de estos stocks».

Un modelo agotado

En lo que están de acuerdo todos los profesionales consultados es que el modelo actual de rebajas se ha desvirtualizado y está agotado como estrategia de ventas para las marcas de Retail Moda. Todos coinciden en que el uso abusivo, repetitivo, cansino y masivo de este término y otros similares como Ofertas, Mid season sale, Promoción, Black Friday, Ciber Monday, Días sin IVA, etc. durante casi todo el año ha saturado al consumidor y ha difuminado un periodo que tenía fecha de caducidad.