¿Cómo cambiaría la industria del retail si Amazon hiciese un Prime Day cada mes? ¿Es factible que lo haga?

El mes pasado Amazon celebró su clásico Prime day. En el mismo, el gigante del ecommerce da la oportunidad a sus clientes Prime de conseguir “ofertas extraordinarias en millones de productos”. Esta nueva edición llegó además con una gran novedad. Y es que, por primera vez en su historia, duró 48 horas en vez 24… Dos días completos con más de un millón de ofertas en productos de todas las categorías. Abrimos nueva encuesta Flame para preguntarles a los expertos de Retail que opinarían sobre un hipotético Prime Day mensual. ¿Sería algo factible?, ¿Sería positivo? Esto es lo que nos han contado.

Una iniciativa ni recomendable ni beneficiosa

Ignacio Sánchez opina que es algo totalmente factible y que, de hecho, ya están haciendo otros “gigantes” del retail. “Pregúntaselo a El Corte Inglés 😁 ¡Ellos ya lo hacen! que si 8 días de oro, que si las rebajas, el día del padre, el día de la madre, el llamado límite 48 horas, etc.” Para Sánchez, el Prime del Corte Inglés no es otro que los clientes con su tarjeta. “Al final lo que han creado es un cliente promocionero que espera su particular prime day todos los meses”, asegura. Según Ignacio, “no sería nada recomendable hacerlo mensualmente”.

Los expertos de Flow opinan de forma similar y no creen que una campaña tan agresiva cada tan poco tiempo fuera beneficiosa. “Un PDay con fechas tan próximas crearía picos y valles de pedidos extremadamente alejados, situación poco deseable”, aseguran. Además, según Flow, esto generaría un efecto “rebaja continua”, lo cual haría que bajase la facturación de cada campaña, dificultaría la amortización de las campañas de publicidad y, lo peor de todo, terminaría cansando al cliente.

Un PD mensual generaría picos de consumo poco rentables

Bolsalea, al igual que Flow, cree que convertir el PD en una campaña mensual generaría “picos de consumo” que, para estos expertos en retail, harían que la logística es esos días se volviera una locura.

Marcos MosteiroTambién Marcos Mosteiro cree que esta hipotética iniciativa sería poco rentable, pero sí que podría ser factible. Para Mosteiro “no sería tan rentable por varias razones económicas/sociales”. Para empezar porque, según Marcos, “los gastos de envío están mermando los balances de resultados según comentan desde la sede del todo poderoso ecommerce, que ya está replanteando estrategia de envíos”.

Salvador, de Admyra

Y es que, como dicen los expertos de Admyra Marketing, “vivir en la promoción constante nunca favorece las ventas”.

De rentabilidad también nos habla Carmen Muñoz quien opina que “el cliente a día de hoy ya está educado por los retailers a comprar en la cultura del precio: rebajas, mid season, prime day, códigos promocionales, los días de oro, plata, bronce… Momentos en los que el volumen es inversamente proporcional a la rentabilidad. ¿Merece la pena?”. Para Carmen “la clave para marcar la diferencia y dejar la batalla del precio está en el Customer Experience y los precios dinámicos hipersegmantados como parte de la experiencia de compra, es en donde nos tenemos que posicionar para seguir siendo competitivos’’.

David Terrón Pla, al igual que Carmen Muñoz, cree que debemos “Dejar que Amazon haga lo que tenga quDavid terrón Plae hacer y centrarnos en dar una verdadera experiencia de compra a nuestros clientes on y off. Y es que, al final, como bien dice Flow, “no tiene sentido competir a precio y promoción con Amazon. Por ello, el comercio pequeño debe jugar sus cartas”.

¿Tienen sentido las Rebajas de verano e invierno?

german pradosGermán Prados es de los pocos expertos encuestados que cree es una iniciativa interesante y que además “podrían replicar otros retailers”. Para Prados, “podría pasar lo mismo que ocurrió con el Black Friday. Gracias al auge cada día más sonoro del mobile fan, los retailers tanto off como on lo implementarían”.

Asimismo, Germán abre una nueva linea de debate y se pregunta “si tienen sentido las clásicas Rebajas de verano e invierno”. En su opinión en estas rebajas constantes “hay truco” y no siempre son reales. “Habría que ver los precios y los márgenes y si realmente hay descuentos”, explica. Flow por su parte, lo tiene claro: “Hace tiempo que vivimos en la promoción continua y que las rebajas clásicas han dejado de tener sentido: marcas que cambian de colección cada quince días, mid season sales, black friday que dura un mes, los 8 días de oro que duran dos semanas, ofertas diarias por mail…”.

Celestino Martínez es de los que cree que “no se pueden poner puertas al campo”. Según Martínez, “lo de los precios fijos durante diez meses pasó a la historia” y por ello opina que “hay que replantear las políticas promocionales y de precios siendo conscientes de que las expectativas de precio las marca el online y, a partir de ahí, jugar nuestras cartas. Según el valor añadido que podamos ofrecer, podremos salvar diferencias de precio más o menos grandes, ahí está el reto”.