¿Quién es nuestro cliente ideal?

Cuando tenemos un negocio queremos que todo marche sobre ruedas, que nuestro producto/servicio les agrade a los clientes y que éstos sean fieles y nos visiten a menudo. Pero esto no siempre pasa… Las estadísticas muestran que pocos nuevos negocios sobreviven a su segundo año de nacimiento, lo que es devastador si tenemos en cuenta el esfuerzo que se requiere para ponerlos en marcha. ¿Por qué fracasa un nuevo negocio? Las razones son múltiples pero quizás una de las más comunes es no saber adaptarse a las nuevas tendencias. Como nos cuenta Gananci en este post, es muy importante ser flexible y saber adaptarse al mercado y a los clientes.

Para tener éxito, una de las primeras cosas que debemos hacer es definir el perfil de nuestro cliente. ¿Quién es nuestro cliente ideal?, ¿a quién satisfacemos completamente con nuestro producto/servicio?, ¿quién se siente encantado/a con la experiencia en general? Si sabemos responder a estas preguntas sabremos cómo llegar a ese cliente ideal de forma exitosa.

Por ejemplo, si tienes una marca de ropa de bebés, tu cliente ideal no son los niños pequeños, ya que ellos no tienen dinero… Son los padres y las madres que, o bien están próximos a convertirse en papás, o bien ya tienen bebés en casa. Por ello, en este mismo ejemplo, si un adolescente de 15 años pasa delante de tu tienda y no entra, no es algo que deba preocuparte porque ese chico no tiene el perfil de tus compradores. Quien sí debería parar frente a tu escaparate y entrar dentro de la tienda es una mujer embarazada o una familia con un bebé en su cochecito… Si éstos pasan de largo sí puedes considerar que tienes problemas.

Los beneficios de conocer a tu cliente ideal

Los beneficios de identificar, conocer bien y enfocarte en tu cliente ideal son los siguientes:

  • Tu cliente ideal no se queja del precio porque cree que lo que ofreces lo vale, además no se atrasa en los pagos y en general no tienes problemas para hacer y recibir los cobros.
  • Tu cliente ideal se siente tan satisfecho con lo que ofreces que no solamente no reclama, ni devuelve, sino que además, recomienda tus productos/servicios cuando tiene la oportunidad.
  • Tus clientes ideales representan la mayoría de los ingresos de tu negocio
  • Tus clientes ideales son fieles debido a la relación que se ha creado gracias a ambos.

La responsabilidad de los clientes ideales no recae solamente en ellos. Se trata de un trabajo en donde cada uno tiene un importante porcentaje de responsabilidad. Principalmente el negocio, quien es el encargado de fidelizar a estos clientes.

Clientes ideales VS Otros clientes

Es normal te visiten clientes de todo tipo… Algunos serán esos que llamamos ideales y otros no encajarán en esta descripción. Pero, ¿qué pasa cuando estás teniendo más clientes que no encajan en la descripción de ideal que aquellos que realmente quieres y necesitas?

Volviendo al ejemplo de la marca de ropa para bebés… Es posible que una persona que ni tiene hijos ni planea tenerlos te visite porque quiere hacer un regalo a un amigo que acaba de ser papá. Esa persona no cumple con las características del cliente ideal, pero sin duda, es un cliente potencial de tu marca. No obstante lo lógico es que este tipo de cliente no sea el más común en tu tienda ya que, si así fuera, quizás tendrías que realizar algunos ajustes en tus estrategias y aprender cómo tratar a cada tipo de cliente que entra a tu negocio, sea ideal o no.

Como es lógico, es importante que les brindes a todos los clientes un servicio de calidad y que sepas manejar las situaciones de conflicto. El cliente no siempre tiene la razón, pero hay que hacerles creer que sí la tienen, así saldrás airoso de la situación. No vale la pena enfrascarse en peleas o conflictos, ya que, como negocio, siempre se tienen las de perder, sobre todo al tomar en cuenta las redes sociales y el daño que le pueden hacer a nuestra reputación los clientes descontentos.

Sobre el Autor:

Andrés Gananci. Se define como «un emprendedor y aventurero apasionado de la vida». Fundó su primer negocio online con 17 años y, 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa. Editor de gananci.com. También puedes encontrarle en Facebook y Gmail