7 técnicas psicológicas para crear empatía con tus clientes

Si estas en el mundo de las ventas y los negocios, es inevitable que interactúes con distintos tipos de personas. Más allá de la calidad y el marketing que uses en tus productos, el trato y la manera en la que te expresas con tus consumidores potenciales va a definir el éxito de la venta final. 

Para lograr cumplir este objetivo de manera exitosa, puedes recurrir al uso de otras disciplinas, como la psicología y la sociología, para desarrollar tus destrezas de comunicación y tener la habilidad de vender tus servicios. Debes entender que tu propósito es “enamorar al comprador”, tal y como lo harías en una cita romántica – de manera profesional, por supuesto –, aunque te toque lidiar con clientes difíciles.

Si quieres mejorar la manera en que estableces este tipo de vínculo emocional con tus clientes, ¡estamos para ayudarte! Lee, a continuación, los consejos que te damos y que puedes empezar a implementar hoy mismo:

  1. Llámalos por su nombre

Si la confianza lo permite, llama al cliente por su nombre o por su apellido. Algo tan sencillo como esto, trae consecuencias psicológicas increíblemente positivas en la personas con la que te estás comunicando.

Personalizar el trato con el consumidor es la clave para establecer un lazo de intimidad y empatía

  1. Lenguaje corporal

Tus movimientos y expresiones corporales pueden hacer sentir cómodo al cliente, consiguiendo persuadirlo para que compre, o por el contrario, pueden convencerlo de que no eres la opción adecuada.

¿Harías negocios con alguien que siempre está de brazos cruzados? Rotundamente no. Habla animadamente, pero sin exagerar, y sincroniza el movimiento de tus manos y brazos con el de tus palabras para enfatizar en ciertos aspectos.

  1. Vístete para la ocasión

Para nadie es un secreto que la imagen personal es de suma importancia. Por ello, usa la vestimenta adecuada dependiendo del estilo de tu empresa o negocio. Si das una imagen impecable y profesional generarás una mayor sensación de confianza entre el cliente y tú.

Invierte la cantidad de tiempo necesario para lucir lo mejor posible. Lo notarás de inmediato en la reacción de los usuarios que acuden a tu negocio.

  1. Usa el vocabulario adecuado

En un ambiente laboral, escoger las palabras correctas para expresar tus ideas es vital. Así que no dejes nada al azar, evalúa minuciosamente el mensaje que quieres transmitir y escoge las palabras que sean más adecuadas para ello.

Evita el uso de palabras cuyo significado cause sensaciones negativas en los clientes. Decir “ganar” es siempre mejor que “perder” y sustituye “gasto” por “inversión”. Procura acentuar los enormes beneficios que conllevan tus servicios.

La clave está en cómo lo dices, parafrasea las oraciones para que impacten de un modo efectivo. Por ejemplo, no perderás dos mil euros, estarás invirtiendo en tu negocio, en tu progreso o en tu futuro.

  1. Sonríe

¿Por qué sonreír es tan importante? Un rostro relajado, en el cual se curvan los labios, es un gesto social, ampliamente distribuido entre las culturas del mundo. Las implicaciones psicológicas, filosóficas y cognitivas de una sonrisa son tan fuertes que pueden ser rastreadas hasta nuestros parientes más lejanos, los primates y afines.

Si consideramos la sonrisa desde un punto de vista evolutivo, podremos darnos cuenta la importancia que conlleva este “simple” gesto para generar y reforzar vínculos positivos entre dos seres humanos. En este caso particular, entre el cliente y tú.

Así que no subestimes nunca esta expresión. Lo más importante es que sea sincero, ya que somos expertos en detectar cuando alguien nos está engañando.

  1. Entusiasmo

Además de la risa, el entusiasmo es crucial para demostrarle al cliente que disfrutas y sabes lo que haces. Para el comprador, esto es sinónimo de que tu desempeño en el campo laboral es bueno y terminarás de convencerlo de que eres la opción adecuada para sus necesidades.

  1. Pon fechas límites

Habla siempre de fechas, días y horas en concreto. Si no estableces un marco temporal, el cliente divagará y existen menos probabilidades de que realices una venta exitosa. No olvides tu calendario la próxima vez que tengas una reunión.

¡Ahora es tu turno de enamorar al cliente! Si sigues estos consejos y te esfuerzas al máximo verás como aumentan tus compradores y tus ingresos.

 

Autora del post: Edith Gómez, editora en Gananci. Twitter: @edigomben